El PSOE suspende el traspaso de poderes al PP en Castilla-La Mancha


Los responsables en funciones del Gobierno de Castilla-La Mancha han suspendido las reuniones que iban a mantener el próximo lunes con el Partido Popular para el traspaso de poderes en la Junta en revancha por lo que consideran la "deslealtad" del PP al alarmar con "datos falsos" del estado de las cuentas públicas. En su lugar se celebrará una reunión informal de todos los consejeros en funciones del Ejecutivo autonómico para estudiar la situación creada por la alarma generada por las afirmaciones del secretario general del PP castellanomanchego, Vicente Tirado, que ayer aseguró que la región está en "quiebra total" y que la Junta no tiene dinero ni para pagar las nóminas de los empleados públicos.

Según el consejero de Presidencia en funciones, Santiago Moreno, esta afirmación de Tirado es "rotundamente falsa", ya que él mismo le comunicó en la primera reunión de las seis que ya han mantenido que el dinero para el pago de las nóminas de los empleados públicos está garantizado.

Moreno también niega que sean ciertos los datos sobre la supuesta deuda que dio ayer Tirado, que habló de que la Junta debe a los proveedores 2.000 millones de euros, ya que no se basa en ninguna información real y contrastada. Los datos facilitados por Tirado "son radicalmente falsos" y no se basan en "ningún soporte documental", asevera Moreno, que añade que se está facilitando a los representantes del PP toda la documentación que están solicitando.

Estos datos están contenidos en la cuenta general de 2010 que se ha entregado ya a las Cortes de Castilla-La Mancha y que la próxima semana explicará en el Parlamento autonómico la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda en funciones, María Luisa Araújo, ha adelantado Moreno.

También se les han entregado las liquidaciones hechas hasta el 30 de abril de 2011 y se está recabando información para hacer lo propio hasta el 31 de mayo, como han solicitado los representantes del PP, ha apuntado Moreno, que ha lamentado la "quiebra de la lealtad" que han supuesto las declaraciones de Tirado porque interfieren en las conversaciones que se están manteniendo para el traspaso de poderes. A su juicio, estas declaraciones pueden obedecer a una estrategia de ofrecer datos deliberadamente distorsionados y alarmistas, para justificar determinadas decisiones "traumáticas" que podría tomar el futuro Gobierno que presidirá María Dolores de Cospedal.

En cualquier caso, Moreno asegura que tras la reunión del lunes volverá a ponerse en contacto con Vicente Tirado, aunque insiste en denunciar la "quiebra de la lealtad" por parte del PP.

Fuente: El País
Back To Top -->